Categorías

Promociones especiales

No hay productos en oferta en este momento.

Fabricantes

    Información

    Los 13 mitos de la Ingeniería Genética

    Posted by
    Los 13 mitos de la Ingeniería Genética
    • MITO 1- La ingeniería genética no es nueva, es solo la aceleración de la reproducción selectiva
    • La reproducción selectiva se basa en métodos naturales: cruza padres selectivos de la misma especie o de especies cercanas muy relacionadas. En contraste, la ingeniería genética extrae genes seleccionados de un organismo o los copia sintetizadamente para insertarlos artificialmente dentro de otro organismo totalmente lejano en la evolución natural. La ingeniería genética emplea genes de virus y de bacterias para usarlos como marcadores del proceso.
    • MITO 2 - La ingeniería genética es exacta, es precisa, está plenamente controlada
    • La ciencia conoce sólo pequeñas partes del ADN de un organismo superior. Está demostrado que los genes no operan aisladamente, sino que funcionan de forma compleja y son influenciados por la acción de otros genes. Si bien un gen puede ser separado exactamente del ADN de una célula, su inserción al ADN a otra es del todo fortuita. Esta inserción rompe el orden de los genes en el ADN y puede dar lugar a cambios inesperados. Richard Lewotin, profesor de genética de la universidad de Harward, ha declarado que “tenemos un conocimiento tan miserablemente pobre de cómo el ADN de un organismo evoluciona, que me sorprendería que no tuviéramos un rudo golpe detrás de otro”.
    • MITO 3 - Los alimentos transgénicos varían de los naturales solo en la característica que fue modificada
    • La inserción al azar de genes extraños puede causar cambios inesperados en el funcionamiento de otros genes. Las moléculas de los genes podrían ser manufacturadas en cantidades incorrectas , en tiempos equivocados, o pueden producirse moléculas nuevas. Los alimentos transgénicos podrían, por lo tanto, contener toxinas inesperadas o moléculas alergénicas que podrían afectar nuestra salud o la de nuestra descendencia. Es el caso del triptófano que mató en EEUU a 27 personas y afectó la salud de otras 1500 en 1998.
    • MITO 4 - Los alimentos transgénicos han sido manipulados cuidadosamente y son perfectamente seguros.
    • Hay serias dudas sobre la adecuada prueba y sobre la validez de las conclusiones. Se necesitan pruebas a largo plazo antes de asegurar que un transgénico es confiable. Otro asunto que tiene que ver con nuestra salud es la posible aceleración del desarrollo de resistencias a los antibióticos, debido al abuso de genes resistentes en la producción de alimentos transgénicos.
    • MITO 5 - Los alimentos transgénicos son de calidad superior.
    • Hasta la fecha no se ha demostrado tal aseveración. La mayoría de las plantas transgénicas han sido diseñadas para resistir herbicidas específicos -es el caso del glifosato- o para producir sus propios insecticidas -es el caso del gen tóxico a perforadores del Bacillus thuringiensis-) o para prolongar su vida comercial -es el caso del fracasado Flavor Savr-.
    • MITO 6 - Uno siempre puede abstenerse de comer transgénicos
    • En este momento, muchísimos alimentos contienen ingredientes GM no etiquetados, particularmente productos que contengan harina y aceite de soja, lecitina, aceite de canola y productos de maíz. Precisamente, uno de los aspectos más debatidos y uno de los mayores logros en el Protocolo de Bioseguridad fue el etiquetado de productos transgénicos.
    • MITO 7 - Los agricultores se beneficiarán de las cosechas transgénicas
    • Las semillas transgénicas son más caras. Agricultores de EEUU y del Reino Unido han informado que los rendimientos, en general, no son mejores. Los consumidores/as de países desarrollados se inclinan por los alimentos naturales y rechazan los transgénicos. El mercado de los transgénicos está disminuyendo. Las compañías de seguros en EEUU y Reino Unido son renuentes ante los transgénicos debido a sus potenciales peligros. Los agricultores que cosechan semillas transgénicas deben firmar contratos onerosos con las compañías proveedoras, que les prohiben guardar semillas para futuras siembras. Este derecho ha sido tradicional desde hace miles de años para l@s agricultores/as.
    • MITO 8 - Las cosechas transgénicas reducen el uso de herbicidas y de insecticidas
    • Las semillas resistentes a herbicidas provocan un mayor uso de éstos. Un industrial denunció ante las Autoridades Alimentarias de Australia y Nueva Zelanda que las trazas de glifosato habían aumentado doscientas veces en alimentos GM vendidos en Nueva Zelanda. El uso de pesticidas no ha disminuido en zonas donde se han sembrado transgénicos en EEUU.
    • MITO 9 - No hay evidencia de que los transgénicos amenacen el ambiente.
    • Los insectos, aves y el viento llevan polen transgénico a campos vecinos y alejados. Un estudio de la Universidad de Cornell (1999) denunció que las larvas de mariposa monarca habían muerto por ingestión de polen de maíz transgénico Bt (es decir, que incorpora la toxina del Bacillus thuringiensis). El Scotish Crop Research Institute denunció en 1998 que pájaros que comieron áfidos de cultivos de papas transgénicas sufrieron problemas reproductivos. La habilidad para cruzarse con ancestros silvestres se multiplico por 20 en mostaza transgénica, según estudios de la universidad de Chicago (1999).
    • MITO 10 - Las cosechas transgénicas son la solución del hambre en el mundo.
    • El hambre de los pobres del mundo es un fenómeno de injusticia social, y por tanto, su solución es política: el alimento como derecho humano. Los países desarrollados son excedentarios en alimentos. La gente pobre tiene capacidad limitada para comprar cualquier tipo de alimento. No hay evidencia de que las cosechas transgénicas sean más baratas. Bien al contrario, las semillas son más caras y las técnicas agrícolas que requieren están en el lado opuesto a la agricultura autosuficiente tradicional.
    • MITO 11 - Se debe creer en los científicos cuando recomiendan los transgénicos
    • La financiación para los científicos proviene de las multinacionales y de los gobiernos. Todo científico crítico a los transgénicos arriesga su carrera. El Dr. Arpad Pusztai del Scotland Rowett Research Institute fue inmediatamente despedido cuando reveló que ratas alimentadas con papas transgénicas manifestaron debilitamiento del sistema inmunitario, disminución del cerebro y anormalidades en el hígado, timo, bazo e intestinos. Pusztai demostró que los organismos GM no son sustancialmente idénticos a sus progenitores, destruyendo así el principal argumento comercial de las multinacionales.
    • MITO 12 - No se puede detener el progreso
    • El progreso indica cambio para mejorar. Los cambios para empeorar significan regresión. No podemos confiar en una tecnología que está demostrado efectos nocivos, que en general es dudosa y que tal vez sus efectos sean irreversibles.
    • MITO 13 - No hay que dar tanta importancia a los organismos modificados por ingeniería genética
    • Muchos científicos no piensan así. Por ejemplo, el Dr. Joseph Rothlat, científico británico que ganó el Nobel en 1995, dice: “mi preocupación es que otros avances científicos, que pueden convertirse en formas de destrucción masiva (es el caso de los genes esterilizantes Traitor y Terminator) pueden estar disponibles mucho más rápidamente que los misiles nucleares”. La ingeniería genética es una posible área, y es espantoso el crecimiento con que se está llevando a cabo. Un ejemplo: la propuesta de guerra bacteriológica a cultivos de narcóticos, donde la oferta del Fusarium oxisporum es apenas uno de los episodios de una larga cadena, que ya han implicado la liberación insectos y plagas, y la aplicación de agrotóxicos.

    • Fuente. De la reunión de un grupo de científicos en Acres (USA), publicado en el boletín de la Asociación Vida Sana.

    431 Comments

    Leave a Comment

    Leave a Reply

    * Name:
    * E-mail: (Not Published)
       Website: (Site url withhttp://)
    * Comment: